miércoles, 29 de octubre de 2014

Sin la menor idea

Ya no hay ninguna duda. El país atraviesa una terrible situación económica. Todos los pronósticos indican que 2014 cerrará con decrecimiento de la economía. El FMI ha señalado que la contracción podría estar entre 3 y 4% del PIB

MARINO J. GONZÁLEZ C./TalCualDigital
Ya no hay ninguna duda. El país atraviesa una terrible situación económica. Todos los pronósticos indican que 2014 cerrará con decrecimiento de la economía. El FMI ha señalado que la contracción podría estar entre 3 y 4% del PIB.

Otros analistas han señalado que podría ser mayor que esa cifra. No solo es que no crece la economía, lo cual ya sería un gran problema, también Venezuela tiene la economía con mayor inflación en el mundo.

Ya eso sería de considerable magnitud. Especialmente si se toma en cuenta que en los últimos 35 años nuestra economía no ha crecido más de 5 años seguidos. Y que somos el país de América Latina con más años sin crecimiento en ese período (12 años para ser exactos). Y mucho más desalentador cuando sabemos que hay países como Guatemala que lleva 28 años de crecimiento ininterrumpido, o Bolivia que lleva 27 años.

Pero el problema con termina allí. Resulta que el crecimiento económico y el control de la inflación son áreas en las cuales la responsabilidad del gobierno, en cualquier parte del mundo, es absoluta. Es deber del gobierno adoptar las medidas y realizar los acuerdos que generen un clima que favorezca la marcha adecuada de la economía.

El gobierno ha decidido simplemente ignorar el problema. Como el transeúnte que decide no tomar en cuenta los nubarrones que se acercan. Es por eso que no ha existido en las últimas semanas ninguna manifestación de los funcionarios del gobierno sobre este tremendo problema. Peor aún, ya es crónica la ausencia de las cifras regulares del BCV sobre el crecimiento y la inflación. Parte de la política ha sido no hablar del problema.

Las angustias de los venezolanos cuando van al mercado tienen que ver directamente con esta irresponsabilidad del gobierno. Las largas colas, tener que ir varias veces para no conseguir lo requerido, los altos precios de los productos que se consiguen, todo esto son las manifestaciones de la deficiente gestión económica.

La otra parte de la estrategia del gobierno es simplemente decir cosas que no tienen ningún fundamento en la realidad. Es la misma que se usó cuando se proclamó que estábamos "blindados" para enfrentar la crisis financiera en 2009. Ahora se dice que no importa la caída de los precios del petróleo porque tenemos "un colchón ahí". Sin ningún prurito, con la cara muy lavada.

De allí que solo se puede esperar que el 2015 también sea un año de caída económica y de mayor inflación. El actual gobierno no puede ser más responsable del sufrimiento que impone a los venezolanos con la mayor incompetencia en la gestión pública a escala global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada