lunes, 27 de octubre de 2014

Pacientes sin remedio

Suspensión prematura de un fármaco puede provocar recaída o complicaciones. Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica, advierte que hay que almacenar bien los medicamentos. Los remedios no se pueden guardar en el baño o en la cocina donde están expuestos a cambios bruscos de humedad

MARLENE RISK/TalCualDigital
No sólo había recorrido una decena de farmacias para conseguir el tratamiento para su insuficiencia cardíaca sino que además apeló a las redes sociales y los servicios públicos de la televisión y la radio, con el fin de que algún benefactor le consiguiera sus pastillas. Al final, consiguió en el sitio que menos imaginaba: en una bomba de servicio de gasolina.

Es insólito. Pero es uno de los dramas que están viviendo los pacientes en Venezuela, que no consiguen sus tratamientos y lamentablemente no sólo adquieren medicamentos de dudosa procedencia sino que además, han alterado los horarios y las tomas de los mismos. Ello puede traer como consecuencia recaída y complicaciones de la enfermedad que padecen.

Además han proliferado medicamentos que se desconoce cómo han sido almacenados o de dónde han sido obtenidos. A pesar de las buenas intenciones de algunos pacientes de donar medicamentos que les han quedado de algún tratamiento, el presidente de la Federación Farmaceútica Venezolana, doctor Freddy Ceballos Puertas, advierte que es necesario que los fármacos hayan sido almacenados en lugares adecuados. Recuerda que recientemente una persona ofreció unos tratamientos, luego de que los mantuvo más de dos meses en la maleta del carro, llevando sol y calor.

Señala que las medicinas no se pueden tener en el baño o cerca de la cocina, donde se producen cambios bruscos de humedad. La recomendación es mantenerlos en lugares frescos y secos, en un botiquin o armario. Y conservarlos en la nevera, en caso de que requieran refrigeración.

TRATAMIENTOS A CABALIDAD 
La doctora María Margarita Salazar -Bookaman, actual decana de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela y coordinadora del Postgrado de Farmacología, advierte que es necesario cumplir con el tratamiento en la forma como fue prescrito por el médico, de lo contrario no habrá curación de la enfermedad o control de la misma.

En situaciones donde haya que sustituir un medicamento por otro, aún cuando sea de la misma categoría farmacológica, es imperioso chequear si el efecto esperado se está produciendo como venía sucediendo con el medicamento anterior.

Como ejemplo, refiere que a un paciente con hipertensión arterial que estaba recibiendo un medicamento y su médico se ve obligado a cambiarlo "probablemente le recomendará chequear su presión arterial por un tiempo determinado para constatar que el nuevo medicamento mantiene la presión arterial en los valores que el paciente requiere. En caso contrario, debe informar al especialista para que se tomen las decisiones del caso.

La doctora Salazar -Bookaman afirma que el médico debe indicar al paciente cómo debe administrarse el medicamento, horario, relación con las comidas, entre otros. También el farmacéutico, debe asesorar al paciente sobre el uso racional del medicamento.

MEDICAMENTOS FALSOS 
Por su parte, la Cámara Venezolana del Medicamento Caveme advierte sobre la proliferación de medicamentos ilicitos y sin registro sanitarios. Exhortan a no comprar medicinas en bodegas, kioskos, internet o buhoneros. Mercedes Santana, directora de asuntos técnicos del Medicamento advirtió recientemente que "Lentejas recubiertas con una mezcla roja son ofrecidas como multivitamínicos.

Otras pastillas son preparadas con alimento para animales y coloreadas con anilina, pintura usada para la señalización de las calles. Hay tabletas que contienen aserrín y hasta tierra, o medicamentos para el tratamiento del cáncer para los que usan como solvente la acetona" . Alertó que los pacientes al no ser tratados correcta y oportunamente pueden afrontar la progresión de la enfermedad y complicaciones que conlleven a una discapacidad, la resistencia al tratamiento e incluso la muerte.

Se considera que un medicamento ilícito es todo aquel que no posee registro sanitario y se expende en sitios no autorizados, señala. Advierte que es necesario chequear "la fecha de vencimiento, si los colores del empaque son opacos, si la información impresa es dificil de leer y si la presentación está endeble o averiada’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada