viernes, 24 de octubre de 2014

67,5%/Laureano Márquez viernes 24oct14

Foto Laureano Márquez
Laureano Márquez
Según la última encuesta de Datanálisis, la desaprobación al desaprobado alcanza la cifra que da título a este escrito (superando incluso a la de la supuesta inflación). La verdad es que el dato no deja de ser sorprendente, no por el 67,5%, sino por ese 32,5% que, frente a la debacle que se vive, todavía tiene coraje y guáramo no solo para apoyarlo, sino incluso para decírselo a Luis Vicente León en esos fuckings groups que realiza para obtener eso que él llama irreverentemente “la data”, ignorando la fórmula oficial que establece que debe decirse “el dato y la data”.


Hay gente que duerme en las colas de las farmacias y las madrugadas venezolanas están plagadas de largas filas en los centros de su ministro. La inseguridad llega a unas cotas tan elevadas que, a la hora de las mediciones, sale más barato colocar mejor la tasa de gente que ha salido ilesa. La salud no se queda atrás: las clínicas se parecen a los hospitales cuando funcionaban bien y los hospitales ya no se parecen a nada que el entendimiento humano pueda procesar asociado al concepto de “salud”. El Banco Central, para evitarse problemas, cortó por lo sano: no se publican las cifras del deterioro económico. Parece más razonable registrar 30 millones de huellas que fomentar una economía productiva. Se robaron 42 armas de fuego en la Policía de Guarenas. Ya está en camino el segundo cargamento de crudo argelino para Venezuela. Tenemos la gasolina más barata del planeta, pero no hay. Algunos sectores del oficialismo quieren fundar partidos y ahora se consiguen con que Frankenstein no se lo permite. Los colectivos quieren marchar, pero la famosa guardia del casco no sabe si debe usarlo esta vez. En medio de esta Chikungunya política que atravesamos, al 32,5% de los encuestados les parece que está bien, que avanzamos rumbo al progreso a paso de vencedores. La verdad es que a uno lo que verdaderamente le indigna de la encuesta es el tipo ese 0,5 que todavía está indeciso, que medio cree y medio no cree. Porque un 33/67, incluso un 32/68, se acepta, pero ese 0,5 yo quisiera saber quién es, a qué se dedica, donde hace mercado y si se ha planteado irse del país, porque la cosa está tan peluda, que hasta los partidarios del gobierno están explorando el plan B.

En relación con la oposición, los números son más o menos así: Capriles 42,1% / 46,4% y Leopoldo López 45,6% / 40,0% (evaluación positiva y negativa). Es decir, que si sumamos nuevamente a Capriles y a Leopoldo tenemos un 87,7% (Sí, ya sé, Luis Vicente, que es una suma incorrecta, pero déjame soñar).

Mientras escribo estas líneas, llegan a mis oídos los gritos de los niños de un kínder cercano al edificio donde vivo. Están aprendiendo a contar. ¿Cuándo aprenderemos nosotros?
Cort. http://laureanomarquez.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada