miércoles, 22 de octubre de 2014

Caso de Leopoldo López llega a foro de Derechos Humanos, en Noruega

FEDERICO PARRA/AFP/GETTY IMAGES

 Una mujer exige la liberación del dirigente opositor venezolano Leopoldo López durante una manifestación en Caracas el 18 de octubre.

EDUARD FREISLER /ESPECIAL PARA EL NUEVO HERALD
OSLO.- Leopoldo López pasa la mayoría de los días aislado en una prisión militar, sin ningún contacto con el mundo exterior. López, de 43 años, el rostro de la actual oposición venezolana, también está privado de luz natural ya que no lo dejan salir de la celda. En la cárcel de Ramo Verde, López está en espera de la audiencia pública a la que acudirá acusado de incitar a la violencia, daños a la propiedad, provocar incendios, y conspiración.

Muchos creen que estos cargos han sido fabricados por el régimen autocrático de Nicolás Maduro, en un intento por destruir la carrera política de López y sacar de la vista pública al más influyente político opositor que tiene Venezuela en la actualidad.

Muchos de sus partidarios así como sus familiares están seguros de que López será sentenciado a una larga condena de cárcel. “Desde luego, tengo miedo de que Leopoldo vaya a pasar muchos años en la cárcel“, dijo su primo Thor Halvorssen en una explosiva entrevista en Oslo, Noruega, donde cientos de disidentes y de defensores de los derechos humanos se congregaron para la reunión anual llamada Oslo Freedom Forum.

Halvorssen no tiene dudas de que López, con quien creció en Venezuela, es el blanco principal del opresivo régimen de Maduro. “Tiene ideas peligrosas y una de estas ideas peligrosas es que el gobierno tiene que renunciar. Es una amenaza para ellos“, dijo Halvorssen y señala un episodio en que se vio envuelto Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional. Al parecer fue el propio Cabello quien condujo a López al juicio después de que fue arrestado durante una demostración celebrada el 18 de febrero. Esta fue la última vez que López habló en público.


“Cabello quería asegurarse personalmente de que Leopoldo fuera encarcelado porque Cabello era quien tenía más que perder si Leopoldo llevaba al país en una transición hacia la democracia. Cabello es el que más ha robado“, dijo Halvorssen, calificándolo como el hombre más rico y más poderoso actualmente en Venezuela.

De las ácidas críticas de Halvorssen al régimen no se escapa siquiera la oposición venezolana.

A pesar de las proclamaciones sobre la unidad, la oposición venezolana sigue estando muy dividida y la confianza entre los dos líderes principales –Leopoldo López y Henrique Capriles– parece haberse dañado gravemente por las acusaciones de corrupción.

Halvorssen cree que Capriles, quien perdió la última contienda presidencial frente a Maduro, no es un político de la oposición sino una extensión del gobierno. “Admiré a Capriles cuando lo conocí en la prisión. Pero ese joven que estuvo dispuesto a ir a la cárcel por sus ideales ya desapareció y ahora lo sustituye el hombre que está respondiendo a intereses económicos. Si él y Leopoldo tuvieran una conversación privada, estoy seguro que Leopoldo le preguntaría: ¿Por qué te vendiste?”, dijo Halvorssen.

Sin embargo, no todos piensan que Capriles es un miembro del gobierno que finge ser un líder opositor. “Leopoldo fue arrestado ya que, a diferencia de Capriles que pide que haya colaboración con el gobierno, optó por confrontar al gobierno en las calles “, dijo Jesús María, profesor constitucional venezolano que en la actualidad es maestro en Ciudad de Guatemala.

María trabajó estrechamente con otro líder de la oposición que hoy día está en la lista negra del gobierno: María Corina Machado, ex miembro de la Asamblea Nacional. “Tengo miedo de que ella termine como Leopoldo porque también critica duramente al régimen de Maduro, que la intimida casi a diario “, dijo el profesor María.

Leopoldo López fue arrestado después de que se entregó voluntariamente el 18 de febrero luego de haber pasado días escondido. Maduro lo acusó de todo tipo de delitos, entre ellos terrorismo y homicidio, y con gran frecuencia lo califica de “fascista”. Los jueces, quienes según activistas de derechos humanos no tienen nada de independencia en los asuntos del gobierno, vinculan a López con asesinatos y actos de vandalismo que ocurrieron el 12 de febrero.

Después del discurso que López pronunció ese día, algunos manifestantes marcharon hacia la oficina del procurador general donde se enfrentaron con los escuadrones antimotines de la policía en cruentas batallas. En los incidentes murieron seis personas y decenas más salieron lesionadas. El gobierno, con Maduro al frente, acusó a López de ser el “autor intelectual “ de la violencia, si bien él no participó en los incidentes.

“Aunque algunos manifestantes le lanzaron piedras y otros objetos a la policía, el gobierno sacó a la calle a sus criminales habituales“, dijo el profesor María, refiriéndose a los grupos gubernamentales conocido como “colectivos“, que han cobrado notoriedad por el uso de armas letales.

El gobierno castigó a algunos funcionarios por abuso de de poder pero Maduro defendió a sus fuerzas de seguridad y dijo que se habían tenido que enfrentar a “un grupo muy bien entrenado de seguidores de López que llevaron a cabo ataques coordinados y masivos“.

Si se lee el crucial discurso que Leopoldo López pronunció el 12 de febrero que según el gobierno, provocó las revueltas, resulta claro que el líder de la oposición denunció la violencia como una forma de alcanzar su agenda política. Sin embargo, en determinado momento López también proclamó que era importante “asumir los riesgos necesarios para confrontar a un gobierno que trata de silenciarnos“.

En innumerables ocasiones Leopoldo López ha culpado al gobierno de la alta inflación, la falta crónica de alimentos básicos, rampantes delitos, y la propagación de la corrupción. De igual modo, acusó al gobierno de participar en el narcotráfico. López calificó a Maduro como “el adversario”. A su vez, lo que hizo Maduro fue encarcelar a López, su principal enemigo.
El Nuevo Herald

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada