lunes, 15 de septiembre de 2014

La peor respuesta/VenEconomía lunes 15sep14

Por: VenEconomía
Frente a cualquier crisis, problema o denuncia de diferente índole, los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro han tomado siempre el camino de negar los hechos, amenazar a los medios que den información sobre el tema planteado y acosar o enjuiciar a quienes denuncian la situación. Es decir, toman el camino de la opacidad y la persecución que solo termina por conducir a que se agrave la crisis y los problemas queden sin solucionar.


El hacerse los oídos sordos a los problemas y echar a las garras de su sistema de administración a los denunciantes volvió otra vez a la palestra con las denuncias sobre el brote de una enfermedad aún no identificada, que entre jueves de la semana pasada y este lunes ha cobrado la vida de unas 10 personas, según fuentes del Colegio Médico del estado Aragua y de la Federación Médica Venezolana (FMV).

Los ocho primeros casos de la misteriosa enfermedad hicieron su aparición en el Hospital Central de Maracay la semana pasada, saliendo a la luz pública el jueves tras la denuncia a la prensa nacional realizada por el presidente del Colegio Médico del estado Aragua, Ángel Sarmiento.

La primera información del Dr. Sarmiento, ahora corroborada por el presidente de la FMV, Douglas León Natera, fue que no se sabía si la mortal enfermedad era producida por una bacteria o un virus.
Este lunes el Dr. Natera afirmó que aún no se sabe de qué se trata.

Lo único que parece estar claro es la forma cómo se ha presentado la enfermedad: malestar general, estado febril, “burbujitas” en la boca y manchas en la piel que se convierten en ampollas. Luego, rápidamente los pacientes comienzan a presentar hemorragias internas y externas, insuficiencias respiratoria, hepática y renal…”.

La lógica dicta que el Ejecutivo Nacional antes de negar o admitir los hechos, debía haber iniciado una investigación seria, escuchar a médicos, personal de salud y familiares, para de inmediato convocar a los medios e informar con veracidad y objetividad qué es lo que está pasando. ¡Pero no! De nuevo volvió a la táctica de negar, amenazar, acusar y perseguir.

Las rápidas respuestas del Ejecutivo provinieron de dos funcionarios: La primera la dio el gobernador del estado Aragua, Tarek El Aissami, quien negó que hubiese brote de alguna enfermedad; calificó los anuncios como una campaña para generar zozobra emprendida por la oposición y solicitó una investigación en contra del Dr. Sarmiento, por el supuesto de encabezar una campaña de rumores, desinformación y terrorismo. La segunda, vino de la ministra de Información y Comunicaciones, Delsy Rodríguez, quien, negando también los hechos, anunció que se abriría una investigación a los medios que se habían hecho eco de la denuncia del Dr. Sarmiento. (Observando la falta de información en la mayoría de los titulares de la prensa nacional de este lunes, salvo honrosas excepciones, la amenaza parece que surtió el efecto de imponer la autocensura). Del Ministerio de Salud, ente con competencia en la materia, no se ha conocido ningún pronunciamiento hasta el momento.

Las consecuencias de estas posiciones contrapuestas, son las previsibles cuando el ocultamiento y el mutismo prevalecen y surge el rumor con informaciones no comprobadas en áreas donde la vida de los ciudadanos está en riesgo: Una alarma generalizada en la población al no saber a ciencia cierta qué está pasando y cuál es el alcance del problema.

VenEconomía hace un llamado para que se retorne a la sindéresis, y que el gobierno con el concurso de infectólogos y epidemiólgos estudie esta patología, a fin de frenar su expansión y aplicar los procedimientos necesarios para su control, además de poner en marcha una campaña informativa sobre el alcance de este brote y las medidas de prevención que debe tomar la población para evitar que se convierta en una epidemia.

También sería plausible que el gobierno nacional escuche el clamor del gremio médico, de bioanalistas y farmacéuticos sobre la crisis del sector salud que viene alertando desde hace tiempo. ¡Esa debe ser la prioridad nacional!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada