viernes, 19 de septiembre de 2014

Maduro acusa a el Nuevo Herald y a CNN de terrorismo (+video)

Foto tomada del video
ANTONIO MARIA DELGADOADELGADO@ELNUEVOHERALD.COM
El líder de la revolución bolivariana, Nicolás Maduro, acusó el jueves a el Nuevo Herald, a CNN en Español y al canal colombiano NTN24 de encabezar una “campaña terrorista” contra el pueblo venezolano que su régimen sospecha involucraba el lanzamiento de un frustrado ataque bacteriológico en el país.


En declaraciones transmitidas por cadena nacional, Maduro anunció que le ordenó a la fiscal de la República, Luisa Ortega Díaz, que tome acciones legales contra los actores del presunto complot que, según él, buscan generar zozobra en la población con el fin de desestabilizar a su gobierno.

De acuerdo con Maduro, la cobertura que hicieron el Nuevo Herald, CNN en Español y NTN24 sobre la aparición de una misteriosa enfermedad en Venezuela que dejó al menos ocho muertos, era la fase mediática del presunto plan de desestabilización que posteriormente involucraría el lanzamiento de un ataque bacteriológico.

“Hay una línea de investigación, porque tenemos serias sospechas que esta derecha […] pretendía meter algún tipo de virus, guerra bacteriológica, que se ha hecho en el mundo, contra otros países, meterlo, allí y que tenían ya la campaña preparada, y la campaña se les cayó en el vacío”, declaró el mandatario.

“Es muy grave lo que se hizo […] Nosotros sospechamos que esto [la cobertura que los medios de comunicación] era la campaña pública de algo que iban a intentar contra Venezuela y no se les dio”, denunció.

Maduro dijo que en la conspiración habían participado los máximos organismos médicos venezolanos, como el Colegio de Médicos de Aragua y la Federación Médica de Venezuela, cuyos presidentes declararon a los medios de comunicación que una peligrosa enfermedad no diagnosticada había dejado al menos ocho muertos en el Hospital Central de Maracay.

Los médicos habían advertido sobre la velocidad con que habían muerto algunos de los pacientes afectados y lanzaron repetidos llamados a las autoridades sanitarias del país para que investigaran con celeridad las muestras obtenidas para poder diagnosticar y tratar la dolencia.

En declaraciones reportadas por los medios de comunicación citados por Maduro, los médicos explicaron que algunas de las víctimas murieron muy poco después de haber ingresado al hospital de Maracay, con síntomas que incluían malestar general, fiebre, manchas en la piel y pequeñas llagas en la boca.

Esas manchas, luego se convirtieron en ampollas y al poco tiempo los pacientes comenzaron a presentar hemorragias internas y externas y sus órganos comenzaban a fallar a las pocas horas.

Aun cuando los casos fueron reportados por distintos portavoces de la comunidad médica venezolana, la información fue desmentida la semana pasada por el gobernador del estado Aragua, Tarek El Aissami.

El jueves, Maduro calificó la cobertura de la enfermedad brindada por los medios internacionales como una campaña terrorista.

“Lo denuncio, [la campaña fue transmitida] por CNN en Español, que es un laboratorio de mentiras, y de guerra psicológica contra el país, por un canal de televisión basura, financiado por el paramilitar [Alvaro] Uribe, NTN24”, declaró Maduro.

La información también fue transmitida, “por el Miami Herald, o el llamado Nuevo Herald, que es el periódico de Miami, depositario de todas las mentiras contra Venezuela, que envenenan a importantes grupos de venezolanos que viven en la Florida, y que están envenenados, llenos de odio, rabia, de locura, y que tratan de envenenar y lanzar su veneno desde Miami, a Venezuela y el mundo”, manifestó.

La directora del Nuevo Herald, Myriam Márquez, desestimó las acusaciones lanzadas por Maduro contra el periódico.

“El Nuevo Herald respalda la cobertura de los eventos de Venezuela realizada por nuestro galardonado equipo de periodistas. No entendemos por qué ha surgido esta acusación”, expresó Márquez.

“Es desafortunado que el presidente Maduro ataque con estas acusaciones sin respaldo en vez de concentrarse en resolver la crisis económica, política, de seguridad personal y de salud que enfrenta su país”, añadió.

Maduro, por su parte, afirmó que en la campaña también participaron personas que a través de las redes sociales trataba de asustar a la población, con “fotos horribles y diciendo que desde Aragua había aparecido un virus que había matado a decenas de venezolanos”.

“Trataron de imponer sobre Venezuela una matriz de alarmismo y de guerra psicológica [fue] una campaña de guerra psicológica que pegó duro a la población de Maracay”, señaló.

Maduro anunció que había girado instrucciones a la Fiscal General de la República para que tome acciones legales y judiciales contra aquellas personas que participaron en el presunto complot.

“Hay que castigar a esta gente. Hay que castigarlos, solo la justicia va a permitir que estos hechos no se repitan”, declaró el gobernante.

“Voy a estar al frente para que estos delitos […], estos crímenes de guerra psicológica contra nuestro país se castiguen severamente hasta los últimos de los implicados”, señaló.

El Nuevo Herald

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada