jueves, 16 de octubre de 2014

¡...y no se acaban las malas noticias!/VenEconomía jueves 16oct14

Por: VenEconomía
En su análisis diario de este miércoles VenEconomía explicó algunos de los puntos que anuncian malas nuevas para Venezuela, tras la caída sostenida de los precios del petróleo.


Pero tal vez el impacto negativo que se enunció se quedó corto, pues los precios del petróleo continuarán en picada.

Este miércoles 15, el precio del barril marcador de la OPEP cayó $3,25 hasta $81,89. Por tanto se infiere que el barril del petróleo venezolano, que históricamente se cotiza entre $6 a $9 por debajo de este marcador, se colocó a $75 por barril, es decir; $23/bbl menos que el promedio de 2013.

Vean el porqué de tan malos augurios:

Si se dan por ciertas las cifras oficiales de PDVSA, se tiene que las exportaciones de petróleo en 2013 reportaron $86,6 millardos (con el precio del barril en $98,08).

Ahora bien, siendo optimistas, si el precio del barril venezolano se mantiene a $75 en todo 2015, se tendría que los ingresos por exportaciones petroleras estarían el próximo año en $66,2 millardos, es decir $20 millardos menos que en 2013. Generando recortes significativos en el financiamiento del gobierno.

¡Un duro golpe para las arcas públicas!

Al analizar el Presupuesto Consolidado de 2013, se observa que con el barril a $98,08, el sector público registró un extraordinario déficit equivalente al 15,7% del PIB. Un importante déficit que fue cubierto con dinero inorgánico que produjo la maquinita del Banco Central de Venezuela. Como ya es harto conocido esa maquinita del BCV es la principal responsable de la espiral inflacionaria que está ahorcando a los venezolanos y que para fines de 2014 podría llegar al 100%.

Esta situación representa un enorme reto para cualquier gobierno, el que las arcas públicas dejen de percibir $20 millardos, es algo sin precedentes en Venezuela, y con pocos precedentes en el mundo. Obligando a reducir el gasto, pues el financiamiento doméstico impulsado por el BCV a través de imprimir dinero inorgánico no tendrá una base en dólares que permita expandirlo.

Una solución que permitiría frenar la caída en los ingresos nacionales sería una devaluación, llevando el tipo de cambio hasta Bs.50:$ para poder saldar las cuentas, y con ello los efectos negativos en el costo de la vida serían indescriptibles.

Todo indica que el país está llegando al final de una calle ciega, sin opciones fáciles para reconducir la caótica situación que se enfrenta: No hay salida fácil.

Una opción podría ser el vender el oro monetario del BCV. Pero esto ni siquiera llagaría a compensar la reducción de $20 millardos de las exportaciones petroleras: el oro está valorizado en $16 millardos. Es más, no pasaría de ser un paliativo de muy corto plazo.

En el mediano plazo, no quedan sino dos rutas:

Una sería que la ceguera de Nicolás Maduro y su combo, lo lleve a decidir seguir la ruta del Plan de la Patria, y termine de hundir a Venezuela en el “mar de la felicidad” de Cuba, o en un Zimbabue, un país carcomido por la miseria. La naturaleza arrogante y soberbia que han evidenciado tener estos diseñadores del socialismo del siglo XXI, no permite prever que se torcerán el brazo, se morderán la legua, y procederán a hacer los ajustes impostergables para aplicar una política de apertura, que incentive la inversión y restablezca la productividad de la nación.

La otra sería que, finalmente llegan a tener un momento de sensatez para darse cuenta de la gravedad de la situación socioeconómica en la que han sumido a los venezolanos, con lo cual se procede a adoptar las políticas de ajuste que servirían para sacar el país de la miseria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada