jueves, 25 de septiembre de 2014

Una salud enferma

Recién nombrada jefa de la cartera de Salud, Nancy Pérez, fue recibida por escasez, desabastecimiento, y chikungunya. Sobre su cabeza pesan denuncias de mala administración. Fue investigada por fallas financieras en Inamujer

PODEROPEDIA/TalCualDigital
Es la cuarta ministra de Salud en menos de dos años. Los anteriores no pudieron solventar la crisis, reconocida por el Gobierno nacional, de escasez de medicamentos.

Tampoco el déficit de insumos y fallas en equipos médicos, denunciado por galenos y pacientes de los distintos hospitales del país. Un virus africano similar al dengue ­Chikungunya-, además, penetró por primera vez las fronteras venezolanas tres meses antes de su designación.

Nancy Pérez, de 57 años, tomó el 2 de septiembre de 2014 el testigo en la carrera gubernamental por solventar la crisis de salud en Venezuela.

El cambio fue criticado por voceros gremiales preocupados por el posible retraso de políticas urgentes durante la instalación de la nueva gestión. Su inexperiencia y poca trayectoria en el ejercicio de la medicina fueron otros de los argumentos planteados por el gremio médico para desestimar su nombramiento. Su currículo poco conocido incluye reportes de entes contralores sobre irregularidades administrativas.

Pérez es médico cirujano egresada de la Universidad de Carabobo y labora para el Estado venezolano desde 1999. Ese año, en que el ex presidente Hugo Chávez llegó al poder, fue designada presidenta del Instituto Nacional del Menor (Inam). En 2005 fue electa diputada a la Asamblea Nacional en Carabobo, abanderada por el partido Movimiento V República, y se desempeñó como vicepresidenta de la Comisión Permanente de Energía y Minas.

Manifestó entonces su preocupación por los apagones registrados en el país, planteó una reunión -junto con los otros miembros de la comisión- con el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez sobre el tema; y no descartó la posibilidad de que las fallas fuesen producto de sabotaje. "Estamos en un año electoral y es por eso que no podemos bajar la guardia", declaró en junio de 2006 en referencia a los comicios presidenciales.

Fue nombrada, de hecho, promotora nacional del Sector Social Mujer del comando de campaña Miranda, a favor de la reelección de Chávez.

Entre 2006 y 2009 formó parte de la directiva del Cardiológico Infantil "Gilberto Rodríguez Ochoa" y en 2010 ingresó al gabinete Ejecutivo como ministra para la Mujer y la Igualdad de Género ­la segunda en ocupar el cargo desde su creación-.

Ese mismo año también asumió las presidencias del Instituto Nacional de la Mujer (Inamujer) y de la Misión Madres del Barrio. Su segunda experiencia en el tren ministerial corresponde a su labor como ministra de Estado para la Región Estratégica de Desarrollo Integral (Redi) Los Llanos, que abarca los estados Apure, Portuguesa, Barinas, Cojedes y Guárico.

BAJO LUPA 
Su llegada a la cartera de Salud se enmarca en un contexto en que el presidente se propuso combatir la burocracia y corrupción a partir de una serie de cambios ­que llamó "Sacudón"- de la estructura de gobierno.

Recibió, de hecho, un ministerio afectado por los vestigios ­obras médicas inconclusas, escasez de medicinas, equipos sin mantenimiento- de una gestión, la de Eugenia Sader, que acumuló denuncias de al menos 10 organizaciones ­de acuerdo con el diario El Nacional- por corrupción y negligencia, que llevaron a la Fiscalía General de la República a abrir un procedimiento. Pérez, sin embargo, es otra funcionaria señalada en investigaciones sobre mal manejo de recursos.

Su debut en la función pública al frente del Inam dejó su nombre en una de las listas negras de la Contraloría General de la República. Figura entre los funcionarios con irregularidades administrativas reportadas en 2003. Su caso específico fue registrado por la Unidad de Auditoría Interna del Inam e implicó una sanción de un millón 983 mil 600 bolívares (Bs 1.983 de los actuales, unos $1.239 de la época). El informe de la CGR indica que, no obstante, no se formuló el reparo.

Un expediente del Tribunal Supremo de Justicia precisa su salida del Inam -24 de febrero de 2000-, así como los hechos que le fueron imputados: presuntas irregularidades administrativas en la Dirección de Sistemas del Inam, negligencia en la preservación y salvaguarda de los bienes del instituto, ausencia de acciones correctivas para mantener en marcha el Sistema de Información Estadístico del Niño y del Adolescente, incumplimiento de sus funciones como presidenta del instituto y daño al patrimonio público.

La fiscalización estatal también alertó sobre fallas en el manejo de recursos durante su gestión en Inamujer. El informe de la Contraloría General de la República de 2011 da cuenta de la falta de control interno administrativo, presupuestario y financiero en el instituto. "Adicionalmente se constató la existencia de un lote de bienes a la interperie, propensos al deterioro", señala el documento.

DESINFORMACIÓN 
Asumió su primer cargo en el Despacho de Salud en 2007 como viceministra de Redes Colectivas. Era la encargada de las direcciones generales de Epidemiología, Programas y Salud Ambiental.

El entonces ministro de Salud, Jesús Montilla, suspendió la publicación de los informes oficiales de epidemiología nacional, bajo el argumento de que eran usados por sectores de la oposición venezolana para "desestabilizar". Ese año se había registrado un incremento de casos de dengue en el país: mientras que entre 1989 y 1997 hubo 98 mil 132 casos, en 2007 se reportaron 80 mil 646, denunció la coordinadora de Salud del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), Mirta Riera. Las autoridades gubernamentales, entre ellas Pérez, abogaron por la opacidad de los datos.

Como ministra de Salud, pidió a mediados de 2014 no caer en rumores y esperar la versión oficial sobre la propagación de dengue, chinkungunya y un presunto virus desconocido causante de varias muertes en septiembre en el Hospital Central de Maracay, esto último denunciado por el presidente del Colegio de Médicos de Aragua, Ángel Sarmiento, y desmentido por el gobernador de la entidad, Tareck El Aissami, por la ministra de Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, y, en última instancia, la principal autoridad en materia de salud, es decir, Pérez.

El 23 de septiembre, con más de 45 mil casos confirmados de dengue y cerca de 400 de chikungunya, el presidente Nicolás Maduro creó el Estado Mayor nacional para combatir ambas enfermedades, con Pérez como presidenta "bajo la supervisión directa del presidente de la República", dijo Maduro. El mandatario también anunció la instalación de Estados Mayores estadales sobre el tema, presididos por los gobernadores que trabajarían en conjunto con los alcaldes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada